SEGUIDORES.

viernes, 16 de julio de 2010

El Día que que di Caza a una Jilguera Blanca.

Era una mañana  fría de Enero, yo me encontraba de vacaciones de Navidad del colegio, tenia 15 años y hoy tengo 48 (ya a llovido desde entonces). A los que conocen Huelva el lugar era lo que hoy es conocido como la urbanización de Verdeluz y todo lo que comprende la avenida de Andalucía, entonces esa zona era una vaqueriza  y pequeños huertos de frutales y almendros, en este lugar por aquellas fechas se empicaba , como decimos en esta tierra, una gran bando de jilgueros, pardillos y chamaricez que comían lo que aquí llamamos galera de empique y jaramagos que abundaban por la zona debido a las lluvias del invierno.Aquella mañana fría las manos no la sentía por lo que decidí hacer una pequeña fogata para calentármelas pues no podia coger el martillo para clavar las alcayatas de la red; yo vivía muy cerca de aquella " postura " y mi hermano me llevaría luego el termo con café que mi querida madre aunque protestaba yo sabia que me mandaría como me dejaba el café puesto en la hornilla en un cazito para que me lo tomara antes de irme
Solo llevaba reclamos de jilguero y no tan buenos como los que tengo hoy, dos jarilleros de jilgueros de largo vuelo pues me llevaba todo el día enseñándolos en la jarilla demano con cuerda larga. Aquellos jilgueros empicados se la sabían todas pues estaban muy " picardeados " ya que eramos muchos los chavales que cazábamos por aquellos campos, entonces nadie echaba cuenta de la veda, ni tenias que ir al cuartel a decir donde cazabas, ni tenias licencia y los cazadores no eramos culpables de que no hubiera jilgueros en el campo.
La red la tenia puesta a los pies de un gran almendro viejo y tenia galera de empique dentro de la red, cuatro reclamos de jilguero un  "jama "  dentro de la red tapado con cenizo y mis dos buenos jarilleros uno hembra y el otro un jilguero carbonero de gran vuelo, los jilgueros del bando se "reían" de mi y de mis reclamos; Aburrido y aterido de frió esperando que mi hermano Julio llegara con el cafelito me dispuse a encender un cigarro de aquellos paquetes de Sombra que era lo que estaba de moda entonces. Me dispuse a encender uno de aquellos cigarros ahuecando con el chaquetón para poder encender el pitillo y al levantar la vista veo en el gran almendro seco un pájaro blanco. Jamas me pude imaginar que era un jilguero blanco, pensaba que era un canario que se le habría escapado a algún vecino de la zona. Levante el jarillero con la esperanza que viera la comida que solía ponerle a los jarilleros y las pipas que le tiraba dentro de la red, al mismo tiempo pensaba que ojala no entrara pues me costaría tener que abrir la red solo y "escamaría " mas a los jilgueros del campo, aquel pájaro blanco opto por alzar el vuelo y plantarse al lado del jarillero hembra; tire de la red sin ganas pensando que al ser un canario su capacidad de reacción estaría muy mermada y con un pequeño esfuerzo lo cogería para luego cambiarlo por alguna pareja de jilgueros machos pues a mi los canarios no me interesaban.
Cierra la red y aquel pájaro se escapa y vuelve al almendro lo que me cabrea mas pues ahora tendría que abrir la red solo y intentar de volver a cogerlo, al abrir la red al pie de aquel gran almendro escucho el cante  de un jilguero cerca y miro para el almendro y veo que no es un canario es un jilguero blanco, no os podéis imaginar el ataque de nervios que me entra ya no hay frió,  ya no quiero que venga mi hermano Julio con el café no vaya a ser que se asuste el jilguero, estoy aturrullado y nervioso nunca había visto un jilguero blanco y lo tenia muy cerca de mi. Abro la red y me coloco en el extremo del tirante, voy a reventar a los dos jarilleros y el corazón se me sale por la boca  el jodido jilguero no hace ni caso, los minutos parecen interminable y para colmo entra en la red un par de jilgueros sin darme cuenta, a mi me da igual solo existe el puto jilguero blanco aun me parece que lo estoy viendo; alza el vuelo y se posa encima de cenizo de los jamaces y pego un tirón clavando los talones en el suelo que a poco arranco las Alcayatas y Varales de la red pero lo he cogido, corro hacia la red como un condenado y tropiezo y me caigo dos veces pero al final lo tengo en mis manos, el ataque de nervios es impresionante pero ya es mio.
Ni que decir tiene que quito la red ya no me importa el bando de jilgueros ni coger mas pájaros solo quiero que toda Huelva sepa que he cogido un jilguero Blanco.
Luego resulto que era una hembra según me dijo Gregorio, un hombre que tenia una pajarera en la calle Jose Fariñas; y que me ofrecía 2000 pesetas de la época. Lo triste de la historia es que a los 15 días la jilguera blanca se murió pero Dios lo que vacilo aquel chaval de 15 años con ella por Huelva.

7 comentarios:

FRAN dijo...

Lo que daría por haberte visto en el momento de tirar de la cuerda y cerrar la red...son de los recuerdos que se quedan grabados en la memoria y que jamas nos abandonaran, por muchos años que pasen...
Un abrazo.

Manuel de Madrid. dijo...

Muy conmovedora la historia y muy bien narrada, con la imaginación parece como si yo estuviera en aquel lugar viendo el momento. Deberías escribir mas anécdotas como esta. Gracias por compartir esos momentos con nosotros, saludos desde Madrid.

victoria dijo...

Amigo Antonio es emocionante ver como dás con tus propias manoasla comida,.
Tengo un regalo para tí que seguro que te gustarápero tienes que enviarme tu correo.
Bendiciones.Victoria

MARIN dijo...

Yo si que hubiera pagado por verte la cara pichita. La de mañanas que me he pegao yo de frio Antonio, pa´ ir a poner la red quillo. En fin, que tiempos aquellos...
Por cierto, el dia que me pille un jilguero blanco, te lo regalo.
Un abrazo.

Antoniogt dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios en especial a ti Victoria , pensad que era un crió con 15 años y ese momento lo llevo grabado en mi memoria,fueron momentos inolvidables que siempre recordare. Saludos

Sonia Almeria. dijo...

Muy bien narrada la historia; estoy de acuerdo con Manuel tendrías que poner una sección de anécdotas como esta lo haces que sea interesante. Recibe un saludo de Sonia

Antonio Badajoz. dijo...

Que bonita historia Antonio y que bien la cuentas. Podrías poner algunas mas. Gracias